[REQ_ERR: 401] [KTrafficClient] Something is wrong. Enable debug mode to see the reason. Golpes Asombrosos de Knockout

Golpes Asombrosos de Knockout

Creando energía cinética desde los pies y aumentándola exponencialmente mientras viajaba desde arriba a través del cuerpo. Petramale golpea al maniquí con 1, libras de fuerza, que es el equivalente a aplastar a alguien en la cara con un mazo.

Si el boxeo no funciona para Steve, al menos siempre tendrá una carrera en la construcción, o más apropiadamente, en la demolición. Llegando a los asombrosos 40 pies por segundo, un ataque de Huynh es cuatro veces más rápido que el de una serpiente, lo que garantiza que cuando se enfrenta al de un río en curso, el practicante de Kung Fu ganaría nueve de diez veces.

Una rodilla en el pecho del ex campeón mundial de Muay Thai Melchor Menor fue suficiente para dar un golpe mortal, desplazando casi dos pulgadas de órganos internos. Esto daría lugar a una hemorragia interna grave y posiblemente un paro cardíaco. El debate sobre quién tiene las mejores golpes en MMA puede que no esté resuelto, pero una cosa definitivamente se ha establecido.

Category: Uncategorized By martial October 25, 1 Comment Tags: MMA Author: martial. Exploring in Yahoo I finally stumbled upon this site. Studying this info So i am happy to exhibit that I have an incredibly excellent uncanny feeling I came upon just what I needed. I such a lot no doubt will make sure to do not disregard this website and give it a glance regularly.

Your email address will not be published. Save my name, email, and website in this browser for the next time I comment. En una pelea que venía caliente por las declaraciones cruzadas previas al combate, Jorge Masvidal sorprendió a todo el mundo finalizando la contienda en sólo cinco segundos el pasado julio.

El luchador olímpico Ben Askren salió disparado hacia su rival agachándose para conseguir un derribo, pero fue tal la ferocidad del impacto que recibió que terminó noqueado antes de darse cuenta.

Y es que en su camino se encontró con la rodilla de Masvidal, que dejó a su rival fuera de combate y aplastado sobre el lienzo. El cubano americano aún lanzó un disparo más sobre un Askren inconsciente mientras el árbitro saltaba para detener la pelea. Resultó ser el KO más rápido en la historia de UFC.

Al finalizar el pleito Masvidal dijo: "Ese tipo estaba hablando de mí de forma salvaje. España Cotizalia Opinión Salud Internacional Cultura Teknautas Deportes ACyV Televisión Vanitatis. Deportes Boxeo y Artes Marciales. Jorge Masvidal contra Ben Askren en UFC USA TODAY Sports.

Por Javier Royo Martín. Los KO más rápidos en la historia de UFC. Ryan Jimmo vs Anthony Perosh. Todd Duffee vs Tim Hague. Les invitamos a seguir con nosotros en este apasionante viaje a través de la increíble carrera de Julian Jackson. Listen Now. No membership required Tens of thousands of podcasts Listen in the Audible app or on any Alexa device.

Related to this topic. Page 1 of 1 Start Over Page 1 of 1. Previous page. Dervla McTiernan. Audible Audiobook. Melissa Lucashenko.

James Clear. Holly Craig. Brianna Wiest. Next page. Only from Audible. Bill Bryson. Richard Armitage.

Lo limpió en el primer asalto! Repasamos lo más destacado de la victoria de Brandon Mitsuro Tajima ante el tailandés Nakhonchai Pantang 4. Todd Duffee, UFC - 7 segundos. Los pesos pesados son los luchadores que guardan mayor potencia de artillería en cada golpe que imprimen Duration

Los KO de UFC más rápidos en la historia: el tremendo golpe en menos de 10 segundos

Golpes Asombrosos de Knockout - Darren Till. Después de que Jorge Masvidal sobreviviera a una lluvia de golpes en el primer asalto tras ser derribado al suelo con un sólido Lo limpió en el primer asalto! Repasamos lo más destacado de la victoria de Brandon Mitsuro Tajima ante el tailandés Nakhonchai Pantang 4. Todd Duffee, UFC - 7 segundos. Los pesos pesados son los luchadores que guardan mayor potencia de artillería en cada golpe que imprimen Duration

Era por algo relacionado con no haber pagado el coche de un miembro del Klan. Lo hubiesen matado. Un lunes por la mañana, mi padre se hizo con una pistola.

Por la noche se había ido. El martes, todos los demás estábamos en un tren». Su padre consiguió empleo en una fábrica del norte industrializado, algo que permitió que Earnie encontrase una salida de la pobreza: «Lo mejor que pudo haberme pasado». La vía de escape fue el cuadrilátero, aunque Earnie empezó a boxear bastante tarde, a los veintidós años, lo cual explica buena parte de sus carencias técnicas.

No obstante, apenas había pisado su primer entrenamiento cuando su tremenda pegada dejó atónitos a los presentes. Su primer entrenador exclamó: «¡Este chico le va a hacer daño a alguien! En sus primeras cuarenta y siete peleas profesionales, Shavers solo perdió dos, ganando cuarenta y cuatro por KO, incluyendo una racha en la que noqueó de manera consecutiva a veintisiete rivales ¡veinte de ellos en el primer asalto!

Eran números impresionantes sobre el papel, pero no tanto si se analizaba la estatura de sus rivales. Demostraban que era un tremendo pegador, sí, pero de ahí a demostrar que estaba preparado para llegar a lo más alto había un trecho.

No obstante, se fijó en él un tal Don King , delincuente metido a promotor pugilístico de quien Shavers, por cierto, siempre ha hablado bien. Opinión, como sabemos, no compartida por amplios sectores del negocio.

Fue el enfrentamiento con el experimentado excampeón Jimmy Ellis lo que permitió que Shavers alcanzase la celebridad.

Ellis no había sido el campeón mundial más imponente, pero había sido un campeón al fin y al cabo. Además llegaba al combate precedido por una racha de ocho victorias consecutivas en las que había noqueado a los ocho rivales.

Era un rival más que respetable. Pero tuvo la mala fortuna de toparse con la derecha de Shavers. Apenas comenzado el primer asalto, tras unos breves intercambios, Shavers pilló desprevenido a Ellis con un solitario uppercut de derecha que lo mandó a la lona.

Incluso antes de que el árbitro llegase a la mitad de la cuenta quedó claro que el tambaleante Ellis no iba a poder levantarse a tiempo y que, de levantarse, no iba a estar lo bastante despabilado como para que le permitieran seguir en la competición.

No cualquier boxeador tiene el poder de arruinar la trayectoria de un antiguo campeón con un único golpe; después de semejante demostración de poder, el público tenía muchas más ganas de ver a Shavers en acción. Aunque a los espectadores les gustan los combates largos, sobre todo si han pagado una entrada, los noqueadores natos despiertan un tipo particular de expectación, como sucedió durante el fulgurante ascenso de Tyson.

Tras la victoria sobre Ellis comenzó el tramo más importante de la carrera de Shavers. Y el más lucrativo; ganaba mucho dinero, aunque la administración de sus ganancias nunca fue su punto fuerte y lo gastaba tan pronto como lo recibía. Siguiendo los consejos de antiguos campeones no fumaba ni bebía, pero las faldas se convirtieron en su debilidad.

Casado y con hijos, Shavers se convirtió en un mujeriego empedernido mientras su esposa soportaba este hecho con resignación, algo que sería el principal motivo de arrepentimiento de Shavers años después, cuando se metió de lleno en la religión como un cristiano «renacido».

La mano derecha de Shavers sirvió para apagar las luces a un buen número de contrincantes, varios de los cuales habían empezado a considerar la retirada después de vérselas con él.

Otros rivales lo evitaron. Algunos púgiles, pese a ser muy superiores en el aspecto técnico, no quisieron arriesgarse a que un derechazo de Shavers añadiese una derrota a sus respectivos historiales. George Foreman nunca quiso subirse al cuadrilátero con él.

Cuando Shavers indagó a Joe Frazier sobre la posibilidad de organizar una pelea, Frazier se limitó a decirle: «De ninguna manera, Earnie». De cualquier modo, en Shavers había conseguido mejorar mucho su currículum y sumaba sesenta combates de los que había ganado cincuenta y cuatro, incluyendo cincuenta y dos knockouts.

Era reconocido como el pegador por excelencia de su generación y había ascendido en el escalafón hasta el punto de que el vigente campeón Muhammad Ali no tuvo más remedio que aceptar defender su título ante la temible derecha de Shavers.

Ali ya no se parecía en nada al prodigioso bailarín que había volado como una mariposa y picado como una avispa en los años sesenta, pero en había recuperado el título mundial venciendo contra todo pronóstico a otro pegador, George Foreman. Ali era un mal trago para los pegadores.

Ya no era tan rápido esquivando, pero su capacidad para encajar golpes y castigos prolongados estaba fuera de lo común. Eso, sumado a su genialidad estratégica, su inteligencia y su experiencia, le hizo ganar combates y mantener el cinturón de campeón en una etapa claramente crepuscular. Foreman, por ejemplo, había terminado agotado después de que Ali le hubiese permitido soltar golpes asalto tras asalto.

Después, Ali había defendido el título ocho veces, contando su tercer combate contra Joe Frazier: celebrado en Manila en , fue un enfrentamiento épico —y doloroso de contemplar— en el que ambos púgiles soportaron un desgaste que llegó a preocupar a los médicos presentes.

En Ali continuaba portando el cinturón, pero su declive físico era evidente, aunque se achacaba a la edad y a una mala preparación. Todavía no había un diagnóstico público de su enfermedad de Parkinson; hoy se especula con que ya podría estar mostrando síntomas.

Con todo, las apuestas estaban a su favor. Era sabido que una derecha limpia de Shavers podía tumbar a cualquiera, pero no es fácil acertar golpes limpios y menos a un rival como Ali, que había sabido suplir el declinar de sus reflejos con toda clase de triquiñuelas técnicas y psicológicas.

Además, Shavers presentaba una debilidad bien conocida: la falta de fondo físico en los combates prolongados. Y prolongar un combate para agotar a un contrario con mayor pegada era la habilidad más característica de Ali en aquellos años.

Shavers adolecía de una técnica quizá insuficiente para el enorme reto que suponía ganar el campeonato. Una manera fácil de explicar sus puntos flacos es comparándolo con Mike Tyson.

En sus buenos tiempos, Tyson no solo contaba con la potencia de sus golpes, sino con la velocidad y precisión de los mismos, así como con unos excelentes reflejos y unas habilidades defensivas nada despreciables.

Tyson sabía colocarse y encontrar huecos en la guardia rival; aunque no era tan estilista como Ali ni tan escurridizo como Floyd Mayweather , desde luego sabía esquivar y contratacar. De hecho, buena parte de la decadencia competitiva de Tyson tuvo que ver con el abandono de los entrenamientos específicos que le permitían defenderse.

Earnie Shavers nunca poseyó estas habilidades. No se defendía bien, ni lanzaba combinaciones veloces. Tampoco tenía el encaje de Rocky Marciano , aquel otro gran pegador de limitada técnica que se había retirado imbatido —el único campeón mundial del peso pesado en conseguirlo— gracias a una táctica de acoso constante que podía ejecutar gracias a su enorme capacidad de encaje de los golpes ajenos.

Pero Shavers tampoco poseía ese encaje. No podía decirse que tuviese una mandíbula de cristal, pero era mucho más vulnerable que los dos campeones a los que iba a tratar de arrebatar el trono. En su primer combate por el título se dio de bruces con la increíble astucia de Ali y perdió por decisión de los jueces al final de los quince asaltos programados, pero no sin dar que hablar.

El espectáculo de Ali recibiendo los tremendos golpes de Shavers desagradó a muchos aficionados para quienes el campeón ya no actuaba de manera sensata aguantando tantos asaltos de castigo. Puede sonar extraño que digamos esto de un campeón reinante que en aquella velada venció y retuvo su título, pero no era la primera vez que Ali ganaba un combate a costa de recibir una somanta que hubiese acabado con otros muchos púgiles.

Y eso era preocupante. Shavers, de hecho, tuvo la victoria al alcance de los dedos. En el segundo asalto acertó con un dañino derechazo que hizo tambalearse a Ali.

Sin embargo, los reflejos mentales y la fuerza de voluntad de Ali fueron siempre asombrosos, así que convirtió lo que pudo haber sido su final en una comedia. Exageró su tambaleo para que Shavers pensara que se estaba burlando de él porque el golpe, en realidad, no le había hecho tanto daño.

Parecía una de tantas payasadas habituales del campeón y Shavers, ingenuo, se tragó el anzuelo. Decidió tomar precauciones y se abstuvo de continuar su ataque ante la posibilidad de un contrataque, táctica en la que Ali era un consumado maestro.

Dejar respirar a Ali fue un tremendo error. Quizá uno de los más notorios en la historia de las finales mundiales de los pesados. Shavers empezó a perder en el momento en que se creyó la manipulación mental de Ali, quien sí estaba a punto de caer , como él mismo reconoció después usando su frase típica para estos casos: «Ese golpe lo notaron hasta mis antepasados de África».

Varios segundos después, Shavers vio que el campeón parecía ralentizado y entendió por fin que Ali estaba tocado. Se decidió a seguir atacando y puso al campeón en serios problemas, pero ya era tarde.

Había pasado de largo eso tan importante en el boxeo que es el momento justo en que el rival solo necesita uno o dos golpes limpios para resultar noqueado. Esos pocos segundos en los que Shavers se mostró dubitativo fueron la clave de la pelea. Con su legendario y casi suicida aguante, Ali sobrevivió al resto del asalto y se las arregló no solo para encajar bien otros golpes de Shavers en los siguientes asaltos, sino para obtener la puntuación que le permitiese ganar la pelea.

La decisión de los jueces no fue escandalosa, desde luego, porque Ali había hecho gala de todo su oficio, pero cabe decir que no ganó con la soltura que habían previsto los apostadores. Shavers había enseñado las garras.

Tiempo después, cuando se conoció el diagnóstico de Parkinson de Ali, hubo no pocos aficionados que especulaban con la posibilidad de que los zambombazos que Shavers le había propinado en hubiesen sido, en buena parte, los responsables.

Esta hipótesis, como mucho, es una verdad a medias. Pero la gente no andaba desencaminada cuando decía que Ali debería haberse retirado después de enfrentarse a Frazier en Manila.

El propio Shavers está de acuerdo en que Ali se había sacrificado más de la cuenta durante el tramo final de su carrera: «Si recibes demasiados golpes, lo terminas pagando».

Ali había sufrido antes buenas golpizas por parte de Joe Frazier o George Foreman, pero un puñetazo de Shavers duele incluso a través de la pequeña pantalla. El que quizá es el más famoso puñetazo de Shavers llegó en su segunda intentona por el título mundial. Una vez más, un único golpe estuvo muy cerca de acabar con el vigente campeón de los pesos pesados.

El desinteresado receptor fue Larry Holmes, quien había empezado el combate dominando, pero estuvo a punto de perder su cinturón por culpa de un terrorífico derechazo con el marchamo de Shavers.

Holmes dice que cuando un rival lo tumbaba, él siempre seguía consciente del entorno y que la excepción fue aquel martillazo de Shavers: «Vi lo que parecía el flash de una cámara de fotos. Después no supe dónde estaba. Estaba tumbado y luchando por ponerme en pie.

Por encima del rugido del público, había una voz en mi cabeza que gritaba: ¡Levántate! Holmes, para asombro de periodistas y espectadores, y para asombro del propio Shavers, se levantó. Consiguió terminar el asalto en pie. Después, para evitar otro knockdown , trató de tomar el control, moviéndose en el exterior para evitar nuevos impactos limpios.

Prolongó el combate como había hecho Ali, lo cual desgastó al aspirante. Como dijo el narrador de la televisión estadounidense: «Esta es la manera de pelear contra Shavers. Pero, si cometes un error, estarás fuera en un instante porque Shavers es, sin duda, el mejor pegador vivo».

Holmes no cometió nuevos errores. Hizo valer su superioridad técnica y castigó a Shavers hasta que este ya no podía defenderse y el árbitro decidió detener el combate en el undécimo asalto. Para Shavers, ya no habría una tercera oportunidad de conseguir la corona. Lo más curioso de todo es que, según Holmes, Shavers no lo dejó inconsciente con aquel legendario puñetazo porque, de manera casi irónica, el puñetazo había tenido más potencia de la debida: «Me pegó demasiado fuerte como para hacerme KO».

Holmes cayó tan a plomo que su cabeza rebotó en la lona y fue ese rebote lo que consiguió despertarlo de su momentáneo letargo. En cualquier caso, una imagen y un sonido dice más que mil palabras:. En sus dos finales mundiales, Shavers había tumbado a los campeones, para terminar perdiendo debido a la falta de aguante.

La potencia de pegada de un boxeador depende de muchos factores. Empezando por el tipo de entrenamiento; Shavers insiste en que desarrolló su potencia cortando leña: «¡Todo lo que necesitas es un hacha! Además está la ejecución: «Golpeaba apuntando al cuello porque los rivales, cuando ven venir el golpe, tienden a bajar la cabeza.

Así los alcanzaba justo en la mandíbula». No obstante, en la potencia también entran en juego factores genéticos como el tipo de fibra muscular o incluso el lugar donde los músculos se unen al hueso. Es posible que el tipo de fibra muscular que le permitía pegar tan fuerte estuviese, al mismo tiempo, impidiendo el desarrollo de una mayor resistencia.

Frente a púgiles tan hábiles como Ali o Holmes, esto implicaba la necesidad de noquearlos al principio del combate o, de no conseguirlo, terminar perdiendo. Como —por motivos bastante inexplicables— no los consiguió noquear con los dos terroríficos derechazos que acabamos de mencionar, el tren de la corona mundial pasó de largo.

Su escaso repertorio técnico y sus poco elaboradas tácticas también estuvieron por debajo de lo necesario frente a los dos extraordinarios púgiles que detuvieron su ascenso a lo más alto. Shavers, como decíamos, tampoco fue hábil con la gestión de su fortuna.

En sus propias palabras, «Dios me permitió perder todo lo que tenía. Perdí mi mansión, todo el dinero de mi cuenta bancaria, a mi mujer, y a las otras mujeres, que en su mayoría se fueron cuando descubrieron que ya no me quedaba dinero».

Un día escuchó decir a un predicador que «el dinero puedo comprar cualquier cosa excepto tu admisión en el cielo». Tras una ….

Read more. Óscar Valdez venció ilegítimamente a Robson Conceicao en Tucson Arizona en una victoria que estoy seguro desearía borrar. Esta mañana desperté y lo primero que pensé fue como se ha de sentir el sonorense tras perder su campeonato, su invicto y sobre todo ante su gente.

Me costó unos segundos entrar en razón y recordar …. La vuelta a los cuadriláteros de Oscar De La Hoya se se ha venido abajo por completo y dicen que existe la posibilidad que Thriller mueva la función de boxeo en su totalidad a otra fecha.

De La Hoya deja el PPV del 11 de septiembre después de dar positivo a COVID El ex campeón en …. Chihuas Rodríguez siempre ha sido un tipo decidido, especialmente si se trata de encarar un combate con la mejor actitud posible.

Hace un par de horas lo demostró nuevamente para poner la bandera de México en alto. El de Nuevo León por decisión unánime ante el japonés Kazuto Ioka, quién demostró que no es campeón ….

Oscar Valdez dio positivo a un control antidopage por parte de VADA y las alarmas se han encendido a más no poder en el boxeo.

El periodista Mike Coppinger sacó la noticia sobre el campeón mundial súper mosca informando que la sustancia es un diurético. Manny Pacquiao y Yordenis Ugas se vieron frente a frente las caras en la última conferencia de prensa previa a su combate y el filipino se dio el tiempo para hablar con la prensa antes de su combate titular de este fin de semana en Showtime PPV.

La expectativa que se genera en torno a …. El Gallo Estrada fue la primera fuente que vi sobre la fecha para cerrar la trilogía ante Román González. El sonorense posteó en sus redes sociales una foto desde Jiquipilco en su campo de entrenamiento.

Sin embargo, el combate no terminó Asombgosos. Ya no era tan Knoockout esquivando, pero Goles capacidad para encajar Técnicas Ruleta Ganancia y castigos prolongados Glopes fuera Golpes Asombrosos de Knockout lo común. How accurate is Golpes Asombrosos de Knockout karate we see in movies? El canadiense destrozó de un enorme derechazo al australiano Anthony Perosh en abril de a los siete segundos del comienzo del combate con tal vigor que antes incluso de caer al suelo su oponente ya había quedado inconsciente. Hoy acude a eventos pugilísticos y convenciones donde su carácter plácido sigue conquistando a los aficionados. Últimas Noticias.

Video

¡El PUÑETAZO de Mike Tyson que ATERRORIZÓ a todo el MUNDO! Esta pelea da miedo verla...

By Mele

Related Post

4 thoughts on “Golpes Asombrosos de Knockout”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *